Los retos de las mujeres políticas en África

 Mujeres africanasMujeres africanas

Las mujeres están luchando para entrar en la política en África. En un artículo de Susan Dodsworth se explica que la nominación de las mujeres en los puestos políticos se debe más a la estrategia de comunicación que a la convicción. Sin embargo, la autora señala un vínculo entre la presencia de mujeres en un Parlamento y la mejora del sector de la salud. La correlación puede ser excesiva, pero se necesita investigación para comprenderla mejor con el fin de tener argumentos sólidos para que las mujeres desempeñen un verdadero papel nacional.

El año pasado, la "ola rosa" registró un número récord de mujeres elegidas para el Congreso en las elecciones de mitad de período en los Estados Unidos. La integración de las mujeres en la política está avanzando en todo el mundo, incluso en África. Por ejemplo, en octubre pasado, el Primer Ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, fue elogiado por su "liderazgo transformador" después de designar a un nuevo grupo de ministros, la mitad de los cuales eran mujeres. ¿Es la expresión de un cambio de mentalidad? A principios de febrero, los legisladores egipcios propusieron enmendar la constitución para garantizar a las mujeres el 25% de los escaños en el parlamento nacional. Si se aprueba, este cambio mejoraría en gran medida la representación política de las mujeres egipcias. En la actualidad, representan solo el 15% de la legislatura. La representación política de las mujeres en África varía enormemente, como lo muestran la Unión Interparlamentaria y el mapa de mujeres en la política de la ONU. En algunos países, incluidos Ruanda, Uganda y Tanzania, constituyen una parte sustancial de la legislatura. Sin embargo, las mujeres siguen estando poco representadas en muchos otros países.

Intenciones dudosas

Algunos se preguntan si aumentar la representación política de las mujeres es necesariamente algo bueno, especialmente en el contexto de África. Los críticos argumentan que no es una coincidencia que muchos de los países que están logrando el mayor progreso en la inclusión de las mujeres en la política estén progresando mucho menos en términos de democracia. Como han argumentado otros, los esfuerzos significativos para promover los derechos de las mujeres pueden ayudar a los líderes autoritarios a presentarse como modernizadores, esperando que esto atraiga el interés de inversionistas y prestamistas.

Incluir a más mujeres en posiciones de poder también puede ser útil a nivel nacional. Esto permite a los líderes con tendencias autoritarias, o dudosas credenciales democráticas, ampliar su base de apoyo y mejorar la estabilidad política. Las recientes reformas en Etiopía y Egipto pueden ser el resultado de tales estrategias en lugar del compromiso genuino y sincero con la promoción de la igualdad de género. ¿Significa esto que no hay nada que ganar con una mayor inclusión política de las mujeres? Ciertamente, no hay garantía de que promueva la democracia. Sin embargo, hay razones para creer que esto podría dar frutos en términos de desarrollo.

El impacto de las mujeres en el desarrollo

A menudo se dice que la apertura de posiciones de poder político a las mujeres conducirá a políticas de desarrollo más efectivas y mejor implementadas. Ahora, estamos empezando a tener suficiente perspectiva para ver la evidencia. Por ejemplo, varios estudios recientes muestran que mejorar la representación de las mujeres en el parlamento tiene un impacto positivo en el sector de la salud. Las científicas Amanda Clayton y Pär Zetterberg han demostrado que un fuerte incremento en la representación parlamentaria de las mujeres, después de la introducción de una cuota de género, tiende a ser seguido por un aumento en el gasto público en salud pública. Asimismo, otros investigadores han demostrado que el aumento en el número de mujeres en el Parlamento está asociado con una serie de resultados de salud positivos, que incluyen mejoras en la esperanza de vida de las mujeres y reducciones en la mortalidad materna e infantil.

Estos impactos positivos son notables y tienen sentido. Hay mucho debate sobre qué es exactamente un "asunto de mujeres", pero hay una buena razón para poner a la salud en esta categoría. Las encuestas en África subsahariana muestran que las mujeres y las mujeres parlamentarias tienen más probabilidades de identificar la salud como un tema prioritario que sus homólogos masculinos. Además, esta "diferencia de género" en las prioridades es mayor entre hombres y mujeres como legisladores que como ciudadanos. Entonces, si la extensión de la representación política de las mujeres fuera visible en algún lugar, sería particularmente en el sector de la salud (y, por supuesto, en el área de los derechos de las mujeres).

Las preguntas persisten

Hay, sin embargo, malas noticias. Todavía no está claro cómo se producen estos impactos positivos en el desarrollo. En el caso de investigaciones que muestran la relación entre "choques de cuotas" y gastos en salud, por ejemplo, existe una correlación, pero la certeza sobre los mecanismos causales sigue siendo discutible. Necesitamos desesperadamente una nueva investigación para comprender exactamente cómo las mujeres en la política hacen o podrían hacer una diferencia. Esto es importante para justificar la continuación de la campaña para aumentar la representación política de las mujeres en todo el mundo. También permitiría a los donantes internacionales ayudar a las mujeres en la política a hacer una diferencia. Es difícil ayudar a alguien a lograr sus metas si no ve un claro interés en apoyarlos.

En este espíritu, la colaboración continua entre la Universidad de Birmingham y la Fundación Westminster para la Democracia, apoyada por el Instituto para la Innovación Global, ha comenzado a plantear preguntas importantes sobre las mujeres en los parlamentos africanos. Esto incluye si las mujeres que participan en el parlamento o el gobierno tienen un impacto, incluso cuando carecen de "masa crítica" y, de ser así, ¿qué estrategias y tácticas emplean para superar su falta de recursos? Nuestra investigación en curso sugiere que las instituciones parlamentarias, incluidos los comités parlamentarios y los grupos de mujeres, desempeñan un papel importante para ayudar a las mujeres políticas de África a determinar los resultados del desarrollo. Actualmente, estamos analizando cómo las mujeres en Malaui han utilizado estas instituciones para solicitar enmiendas importantes a la ley sobre el VIH y el SIDA.


Fuente: Fundación Sur
Observatorio de medios del Centro de Saberes Africanos,Americanos y Caribeños

Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela