LA GIRA DE LA DIGNIDAD SUR-SUR

Venezuela ÁfricaVenezuela África

PORQUE VENEZUELA Y ÁFRICA

Venezuela es fenotípica y genotípicamente un país donde más del 50% de la población es afrodescendiente, término este adjudicado por el Derecho Internacional (Conferencia-Tratado Internacional de Durban (Sudáfrica) contra el Racismo y la Discriminación - 2001), como el adecuado para agrupar a las poblaciones descendientes de las grandes masas de africanos esclavizados secuestrados durante el nefasto periodo colonial (se calcula hasta más de 80 millones de personas), tal característica le ofrece a Venezuela una identidad étnica que le ata histórica y ancestralmente con la madre África.

Esos indelebles lazos, así como los políticos, ideológicos y geopolíticos, son la base genuina sobre la cual se retomaron los naturales vínculos del continente africano con Venezuela, de la mano del propio Presidente Hugo Chávez y el entonces Viceministro para África Reinaldo Bolívar, que se manifestaron con las respectivas agendas África, y la poderosa plataforma de la Cumbre América del Sur-África (ASA) y un vuelco absoluto dirigido a la complementariedad, solidaridad, cooperación y diplomacia de los pueblos, como antónimo de los crematísticos, utilitarios y peligrosos vínculos que persiguen otros Estados en África. Es importante resaltar que ésta política internacional es continuada a través del presidente Maduro, el actual Canciller Jorge Arreaza y el Viceministro para África Yuri Pimentel.

LA GIRA DE LA DIGNIDAD SUR-SUR

El presidente venezolano Nicolás Maduro es usualmente subestimado y por ello estrepitosamente caen las falsas matrices sobre Venezuela. Su propia sagacidad política, su faceta de gran estadista y estratega internacional no es la excepción. Su cargo previo a la Vicepresidencia y Presidencia fue el de Canciller, donde precisamente desempeño excepcionales victorias y estabilizó la doctrina diplomática de Venezuela, una de paz y respeto que en medio de constantes ataques y acechanzas obtiene (quizá por esta naturaleza) en los últimos años, sus frutos más dulces.

La gestión del Canciller Jorge Arreaza reafirma la posición de respeto dejada, para quienes su vena y dominación intelectual eurocéntrica en Venezuela y Nuestra América pretenden desprestigiar el peso e importancia de la “Gira de la dignidad Sur-Sur” (#GiradelaDignidadSurSur). Debe ilustrárseles que para Venezuela además de los principales lazos étnicos y políticos con toda África, los países Nigeria, Guinea Ecuatorial y Angola son miembros estratégicos de la OPEP. Nigeria además es la principal economía del Continente, en términos economicistas posee una población de más de 180 millones de personas y con ello un mercado ávido de productos y servicios, donde las principales transnacionales de la alimentación, telecomunicaciones y textiles pelean incesantemente cuotas de participación.

Guinea Ecuatorial, siendo el único país con el “Castellano” como idioma oficial, es el más reciente miembro de la OPEP, año por año supera sus records de producción y se encuentra en un gran proceso de modernización del sistema productivo energético, de infraestructuras nacionales y de reorganización administrativa del Estado. Angola por su parte tras la renovación presidencial y el avance de una industria de minerales que no solo queda en los propios del petróleo (Gas – Petróleo y derivados), sino que también alcanza la producción de oro y otros minerales estratégicos con un desempeño y aprovechamiento tecnológico de gran importancia en el mundo. De igual forma es un gran productor de diamantes y preside el Sistema Kimberley de certificación de diamantes (The Kimberley Process Certification Scheme), rubro este donde ha asesorado y acompañado a Venezuela en sus procesos de inclusión y el desarrollo del Arco Minero. La República Democrática del Congo y La República del Congo son por su parte otros destinos cubiertos por el Canciller, aliados de gran importancia para Venezuela, con quien se ha desarrollado altos niveles de cooperación en materia educativa, comercial y administrativa de los que ya fue anunciada su potenciación. El desarrollo y experiencia de vieja data en procesos de industrias pesadas, los recursos hídricos, la imponente extensión territorial en el continente y sus consecuentes fronteras e influencias sobre una gran cantidad de estados africanos, amén de la potencialidad en recursos minerales estratégicos, como el Coltán, que comparte con Venezuela y Brasil como los mayores y casi únicos reservorios (yacimientos), son solo escasas cartas de presentación de tipo comercial y económico, del potencial e importancia de estos aliados.

Seguidamente Etiopía, hogar de más de cien millones de habitantes, estado fundamental para la estabilidad de la subregión y el propio continente, sede de la Unión Africana (UA), organismo (al contrario de otros continentes) cuyo respeto, cohesión y política ejecutiva cotidiana, marca una gran diferencia respecto a otros órganos continentales y donde precisamente Venezuela posee un privilegiado puesto de Estado observador, que día a día una mayor cantidad de estados y grupos de poder desearían ocupar. Y para finalizar, el batallador Egipto, sede de la Liga de Estados Árabes.

Sobran ejemplos y paralelismos de como diversos centros de poder han pretendido infructuosamente ganar la voluntad y solidaridad del continente africano, sobre todo tratando de emular las Cumbres China-África, Rusia-África, Turquía-África, y el portento de las Cumbres ASA. Por solo nombrar dos de ellos podemos recordar como en agosto de 2016, la entonces Canciller de Argentina Susana Malcorra, programó una incipiente y fracasada gira por el continente africano, para de forma apresurada tratar de lograr los votos que necesitaba para hacerse con el cargo de Secretaria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el mundo diplomático observo como a desgana y sin resultados positivos fracasó tal empresa, otro reciente traspiés pudo observarse de la pregonada cumbre ISRAEL-AFRICA, que produjo no solo la cancelación de cualquier intento y la mezcla de un rechazo popular al gobierno de Togo, sino la conformación de posiciones solidas de un grupo muy importante y numeroso (casi mayoritario) de países africanos respecto a los delitos y acciones beligerantes del régimen de ultra derecha que ocupa el gobierno israelí, de esta manera se dio al traste con toda una agenda diplomática diseñada por Israel y el propio Benjamín Netanyahu bautizada “La Vuelta al África”, a los fines de intentar revertir los reveses y resoluciones que fustigan a Israel detener la invasión de los territorios palestinos y las políticas de represión, secuestro, encarcelamiento y bombardeo sobre el pueblo palestino. Tal empresa de Netanyahu fracasó y le tocó además que se conformara con el tímido (y quizás desagradable para la región) apoyo de los gobiernos de Togo y Ruanda en África, para salir por la puerta de atrás.

Estos intentos por su naturaleza y groseros propósitos, muy al estilo de la oligarquía y prepotencia supremacista de la derecha mundial, desconociendo la importancia del África, minimizan el valor real de sus pueblos y las reales necesidades del continente, que apuntan a la cooperación y concertación política, no la instauración de nuevos colonialismos o la compra de prebendas y votos en los diversos foros, principalmente el de ONU donde África posee el 33%. La dignidad de los pueblos del África no está en venta.

Lo narrado resulta en una punzante y abrumadora realidad, saltan a la vista los hechos, la reciprocidad, amor y hermandad del tratamiento otorgado al pueblo y gobierno venezolano, solo una absoluta miopía, un odio visceral o una total ignorancia puede explicar, las denuncias o señalamientos de “aislamiento” al pueblo y proceso bolivariano, cuando se cuenta con solidaridad mayoritaria de los pueblos de África, El Caribe y Latinoamérica, cuando Venezuela preside el organismo intergubernamental con la mayor cantidad de miembros en el mundo después de la ONU, como es el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), o aún más cuando presidimos el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, y finalmente cuando la incesante cantidad de disparates e iniciativas de sanción han corrido con la misma suerte de los interesados aventureros en África, el fracaso.


Autor: OG
Observatorio de medios del Centro de Saberes Africanos,Americanos y Caribeños

Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela