Territorio de paz

 PazPaz

¡Coño nos volvieron a engañar! Es la frase que hoy amarga el pensamiento y la voz de aquellos venezolanos y foráneos que esperaban ver la bota yanqui pasearse de manera impune por las calles de Venezuela.

No sucedió ni va a suceder. La dignidad está por encima de la perversidad. Venezuela y el mundo democrático ganaron este 23 de febrero una batalla fundamental. Sin embargo hay que tener presente que la guerra es larga aunque el horizonte esté claro: 

Hoy el país se ha convertido en el eje mundial de los pueblos que luchan contra el imperialismo opresor en su fase más agresiva, porque nadie debe dudar que ante la inminencia de su desaparición el enemigo se torna más peligroso.

¿Por qué Venezuela, un pueblo pacífico, armonioso, abierto a todas las manifestaciones del ser humano, solidario como pocos, donde la palabra hermano dejó de tener un significado de consanguinidad para convertirse en una expresión de amor y compresión con el resto de la humanidad?

La respuesta es ya conocida mundialmente, además de estas condiciones humanas y sociales, el país tiene su subsuelo lleno de riquezas, y ello ha acrecentado la voracidad de los buitres imperiales.

Creyeron que iba a ser fácil, porque durante medio siglo la Venezuela urbana, sobre todo en sus clases medias, despreciaba la caraota frente a la hamburguesa de McDonald. Dominarlos era “pan comido” como se dice popularmente.

Sin embargo, como siempre desprecian al pueblo no contaban que en estado de latencia se encontraba la rebeldía que iba a estallar cuando  la dignidad se hiciese presente en el poder político. Allí llegó Chávez y comenzó el nuevo proceso, rico proceso, de contener al buitre imperial.

Muerto Chávez el buitre se levanta. Ahora sí, piensa.  Como no está el líder fundamental acabamos con lo que resta de él. Otra desilusión. No sabían, ni saben, que la desaparición física no significa la muerte de las ideas. Es mas, en la mayoría de los casos éstas últimas cobran mayor vigor como nos sucede hoy a los patriotas venezolanos.

Ahora, las cartas están echadas. Venezuela no volverá a ser colonia de nadie. Somos territorio de paz


Autor: Marcel Roo

Observatorio de medios del Centro de Saberes Africanos,Americanos y Caribeños


Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela