fbpx

El "verano largo" de EE.UU, dialéctica hegeliana y una aproximación al desastre controlado.

George Floy portesta foto EL PaisGeorge Floy portesta foto EL Pais

El "verano largo" de EE.UU, dialéctica hegeliana y una aproximación al desastre controlado.

Samuel A. Urbina B.*

La muerte desafortunada de George Floyd a manos de Dereck Chauvin ha dejado plasmada una herida que, sin aún haber sido subsanada, anuncia ya una serie de cataclismos sociales que dan cuenta del frágil andamiaje y equilibrio del complejo industrial narco-financiero que mora bajo la fachada de los EE.UU. Pero, ¿existe la posibilidad de que este mar no sea otro episodio más de coacción a través de las técnicas de ingeniería social? ¿Es posible conectar los nodos circundantes a un asesinato tan fatídico?

A día de hoy, 1ro de junio, las protestas en rechazo al racismo, la xenofobia y las disparidades socioculturales, han hecho resquebrajar las estructuras que ya nos incrustadas en el espíritu del Estado Norteamericano. Así, desde Minneapolis hasta Washington DC, las revueltas populares no han cesado: el ' levantamiento ' ha comenzado.

No son pocos los que se han pronunciado en contra de este sistema que está sustentado independientemente, desde hace al menos 243 años, en la explotación hacia el otro, hacia la propia naturaleza e incluso, también, hacia la propia vida. Minneapolis fue solo un catalizador de un profundo sentir albergado en los corazones de los " condenados de la tierra ", pero aún así, no cabe la menor duda de que tal acto masivo podría ser el principio de un largo verano de sucesos similares, implosión social , tensión e histeria colectiva. ¿Y a qué se debe todo esto?

Básicamente, la población de EE. UU. Es la recipiente de un complejo sistema de ingeniería social, que bien está concebida para ser una masa homogénea de capital consciente, esto también implica ser un grupo sujeto a las determinaciones psicopolíticas de tantos patrones socio -conductuales pueden ser 'ensayados' para medir el grado de reacción ante un estímulo particular y frívolamente peligrosos.

La participación de los jóvenes en los procesos políticos, movimientos feministas, rebeliones contra la corrupción y colusión, los movimientos sociales ecologistas, la autorrealización, movimientos cristianos-fundamentalistas, son algunos de los rastros que, de ser vistos por separado, no llamarían la atención .

Pero, si se ven desde una óptica interdependiente de sucesos entrelazados y causales, es posible dilucidar qué, cómo, por qué y para qué estos procesos pueden desembocar en una revolución que “enfrenta a un hermano contra otro y desviara la atención del público de lo que sucedía en la realidad ” (Estulin, D. 2011. El Instituto Tavistock )

Ingeniería Social y otras cosas más ...

El primer semestre del año 2020 ha dado mucho de qué hablar: el fenómeno del presunto COVID-19, erupciones volcánicas, guerra fría nuclear, desastres naturales, supuestos OVNI, protestas y pare de contar. Ninguno de estos hechos está aislado. Cada suceso que produce atención global desvía la atención de la población y redirige el cauce hacia las posibilidades abiertas que deja de facto el problema en sí.

Esto es, siempre que ocurre un hecho que acapara la atención global, ocurre cosas más importantes de fondo. Por ejemplo, las legislaciones nacionales en los EE. UU. Para la adopción sin concenso de la tecnología 5G se presentaron a los principios de la declaración de la pandemia por la OMS el pasado 11 de marzo. Otro ejemplo sería la declaración del Pentágono sobre la existencia de OVNIs, que desvió la atención global y nacional sobre las noticias que apuntaban a Trump y su mal manejo de la crisis del COVID-19, así como también la insistencia que tuvo el Departamento de Estado en servir de detractor a gobiernos soberanos y legítimos (Venezuela, Cuba, Nicaragua, Irán, China, Rusia, entre otros ...)

En el presente caso, la dialéctica hegeliana opera desde el problema-reacción-solución. Floyd y Chauvin fueron simples peones de los jingoístas para acelerar la transición hacia la llamada "nueva normalidad". Por fortuna o por desgracia (me inclino más por esta última), los eventos de cohorte social o reivindicativo siempre tienen un costo. En este caso, la excepción no está fuera de la norma. Todos estos detalles dados a continuación darán más y mayor amplitud.

Desde los principios de este fundamentalismo excepcionalista, tal esquema ha sido el mismo. Exactamente desde que la política exterior estadounidense pasó del aislacionismo al intervencionismo. Los auto-ataques han sido siempre justificaciones para la fuerza militar, financiera y política que tienen la falacia de "la tierra de los libres " (ergo, la élite, ese reducto de la corporatocracia globalizada) puede cada vez más tomar control por encima de la figura del Estado-nación, e inclusive, del Supra-Estado-nación.

Dos ejemplos de ello ayudan a imaginar el panorama actual: Pearl Harbor y el 11-S. Dos hechos no causales con un mismo fin. Ambos actuaron para justificar dos grandes actos genocidas que, ulteriormente, se posicionaron a EE.UU. como "vencedor" en el devenir geopolítico de su siglo como hegemonía unipolar.

Hasta aquí vale resumir lo siguiente:

Los hechos ocurrieron durante un claro punto de inflexión múltiple: recesión económica, COVID-19 y crisis política interna en un año de elecciones

La muerte de Floyd avivó el clamor popular en reclamo de las agresiones racistas, pero también dio cuenta del poder potencial que tienen los grupos disidentes al orden Trump de poder servir como contrafuerte.

La 'onda expansiva' de tal hecho ha recibido por parte de otros pueblos localizados en otros países un claro acogimiento que, si bien no de inmediato, podría convertirse en la perfecta excusa para retomar el punto en el que nos habíamos tenido antes de la pandemia (o mejor dicho, una inminente oleada de manifestaciones en rechazo a los "rostros del autoritarismo")

¿Y qué significación tiene todo lo que tenemos con Hegel o un desastre controlado ? Es probablemente el embrollo de todo lo que sucedió últimamente lo que da sentido lo que parece no tenerlo. Generar un problema, ocasionar una reacción para luego ofrecer la solución parece un axioma sencillo y fácil de entender. Pero, al tratarse de seres humanos, la cosa se complica.

La mayoría de nosotros somos sin saberlo, víctimas de la dialéctica de Hegel vista homeomórficamente como problema-reacción-solución. Ha sido utilizado por los gobiernos y empresas de todo el mundo. Se podría decir que, en cuanto al control de las masas y la sociedad en general, su implementación ha sido una herramienta eficaz para mantener la humanidad en jaque. Su método para llegar a "la verdad" mediante el intercambio de argumentos lógicos es un sistema de proceso de pensamiento que sigue utilizando la actualidad.

En pocas palabras, la base del hegelianismo asume que la mente humana no puede comprender nada a menos que se pueda dividir en dos polos opuestos .... Bueno-Malo, Correcto-Incorrecto, Derecha-Izquierda, Tesis-Antítesis.

Por ejemplo, cuando la gente habla sobre dos partidos políticos, lo que en realidad están refiriéndose (sin darse cuenta) es a la tesis y la antítesis, sobre la base de la dialéctica hegeliana.

La gran mayoría de manifestantes sabe que están protestando por la muerte de un afroamericano víctima del racismo sistémico estructural. Asimismo, esta gran mayoría evoca su disgusto en protestas y formas otras de alzar la voz. Y ahora, más alla de la aprehensión de Chauvin, ¿qué solución podría pedirle a un Estado bipartidista?

Eric Trist y Frederick Emery del Insituto Tavistock de Relaciones Humanas (TIHR), desarrollaron una teoría sobre la “turbulencia social” supuestamente para “suavizar el efecto de impresiones futuras”, mediante la cual se podría utilizar en una masa de músculos como cortes en el suministro eléctrico, hundimientos económicos y financieros, y ataques terroristas. Según Trist y Emery, de accionar este mecanismo repetidas veces era posible conducir a la población a un estado de psicosis colectiva inducida. Lo anterior tiene como consecuencia una mayor evasión de la realidad mediante el escapismo (entrenimiento, drogas, sexo, diversiones triviales). Es decir, una operación psicológica de tamaña planeación estratégica finalmente deviene en la posiblidad de control tanto los medios de manipulación mediática y de entretenimiento,

Una de las técnicas principales para destruir la moral mediante una "estrategia del terror" consiste en exactamente la táctica siguiente: la persona nunca debe tener muy claro qué lugar ocupa y qué puede esperar. Si además se emplean indistintamente con frecuencia medidas disciplinarias severas y promesas de un buen trato, se transmiten noticias contradictorias para volver aún más borrosa la "estructura cognitiva" de dicha situación, es posible que la persona deje de saber incluso si un plan en particular la acerca o la aleja de su objetivo. En circunstancias específicas, incluso las personas que tienen objetivos claros y que están dispuestas a correr riesgos se quedan paralizadas a causa de graves conflictos internos respecto a lo que deben hacer (Lewin, K. 1942. Perspectiva de tiempo y moral)

El cóctel perfecto para aclarar un orden post-pandémico más allá de las aberraciones Orwellianas y Huxleianas juntas. Aún así, hay cabos sueltos, y para ellos nos servirá el axioma "si quieres estar seguro, sigue el dinero" (si quieres estar seguro, sigue el dinero)

#BlackLivesMatter, el Movimiento LGBTI, los ambientalistas, los pro-abortistas y otros más han salido en defensa de Floyd, pero quizás, exista la posibilidad de que el 'policía bueno' y el 'policía malo' operen en todos los estratos de las luchas sociales a través de quienes financian diversas acciones. Claro está, al no poder disgregar, busca unificar sus criterios e intereses con las partes decisivas, por que al final, nunca pierden.

En el caso particular de esta minúscula pero influyente fracción del movimiento afroamericano (no confundir con organizaciones de base como el Malcom X Movimiento de Base (MXGM), AARAP, ARAAC ...) llamada #BlackLivesMatter, está en el ojo del huracán. Resulta que esta organización llamada Democracy Alliance, el "DA", como se conoce a esta suerte de club en los círculos demócratas, recomienda a sus organismos que aumenten la escritura de cheques a un puñado de grupos respaldados que han apoyado el movimiento Black Lives Importar. El club y algunos de sus miembros también están relacionados con formas de canalizar el apoyo directamente a grupos locales más duros que han utilizado tácticas de confrontación para inyectar sus quejas en el debate político.

Los diversos conjuntos que varían el difuso movimiento Black Lives Matter premian su independencia. Algunos hacen un punto de no pedir donaciones. Se erizan ante cualquier sugerencia de que son susceptibles de ser cooptados por un grupo nacional con mucho dinero, y mucho menos uno con vínculos tan estrechos con el establecimiento del Partido Demócrata como la Alianza de la Democracia.

"Los principales usualmente no son tan radicales o conflictivos como los activistas que están más en contacto con el dolor de la opresión", dijo Steve Phillips, miembro de la Alianza de la Democracia y contribuyente significativo a los candidatos y causas demócratas.

Donó a un grupo sin multas de lucro de St. Louis llamado Organización para la Lucha Negra que ayudó a organizar las protestas relacionadas con Black Lives Matter en 2014 en Ferguson, Missouri, por el asesinato policial de un adolescente negro llamado Michael Brown. Phillips y su esposa, miembro de la junta de la Alianza para la Democracia, Susan Sandler, están discutiendo sobre la financiación de otros grupos involucrados en el movimiento.

El movimiento necesita dinero para construir una infraestructura autosuficiente, dijo Phillips, argumentando que "el mundo progresivo de los gobiernos debería estar acordando ceros a sus contribuciones que respaldan este movimiento transformador".

Pero también reconoció que existe un riesgo para los grupos receptores. "Las tácticas como cerrar las autopistas e interrumpir las manifestaciones pueden alienar a los principales protocolos, y si esa es su fuente principal de apoyo, entonces corre el riesgo de ser bloqueado de hacer lo que necesita hacer". En este caso, ¿ha sido una excepción?

La Alianza para la Democracia fue creada en 2005 por un puñado de humanos importantes, incluido el multimillonario financiero George Soros y el heredero de Taco Bell, Rob McKay, para construir una infraestructura permanente para promover las ideas y causas liberales. Los donantes deben aportar al menos $ 200,000 al año a grupos recomendados, y sus donaciones combinadas a esos grupos ahora suman más de $ 500 millones. Es aquí en donde las costuras se pueden hilvanar.

The Economist 2019–2020. ¿Programación predictiva o “crónicas de una muerte anunciada”?

En una publicación anterior que realicé sobre los mensajes "ocultos" (realmente evidentes) de las portadas de la revista The Economist de la élite mundial, pudo ver cómo los mensajes que antes llamábamos subliminales han sido cada vez más evidentes. Los años 2019 y 2020 ilustrados en sus portadas respectivas y anunciaban una cantidad de fenómenos a episodios, de los cuales la gran mayoría se han realizado. En el 2019 es un panorama interesante: un pangolín (supuesto orígen zoonótico del "virus"), Xi Jinping como Pinocho el mentiroso, Putin en la cima del mundo, El Hombre de Vitruvio de Da Vinci, Trump con una señal en su cráneo, y un sinfín de elementos.

Más interesante aún el hashtag #MeToo en alusión a Epstein y las denuncias por acoso sexual, caso que ha sido reavivado por Anónimo hace pocos días, y la imagen de los siete jinetes del apocalipsis ... (Cualquier otro a todo lo ocurrido en el 2020 , no es coincidencia)

La del año 2020 se asemeja más a elementos del posible apocalipsis. Recesión, Trump, Brexit, Modi, Tokio, Warren, NPT (tratado de no proliferación), SDG (objetivos de desarrollo sostenible), y otros más, conforman esta publicación. De repente, es un hecho que Trump es una noticia completa todos los días, pero lo ocurrido con Floyd lo pone aún más al escarnio público.

Así, finalmente, tenemos un evento más en la lista interminable de sucesos que parecen estar aislados, y al final, están más compenetrados de lo que parece.

Que George Soros estará "indirectamente" con los actuales sucesos, más lo "predicho" por The Economist, y lo ocurrido desde la aparición del COVID-19 hasta ahora, no dan sino justificación para asegurar que tal es nuestro estado actualmente: un campo inocuo de ingeniería social que, pasivamente, se adentra en el "largo verano" de la "nueva normalidad" (léase, Nuevo Orden Mundial)


*Samuel Urbina

Músico, Internacionalista y Neurocientífico - En formación constante
Publicado por AISUR


Enlace al Blog AfroAmiga
Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela