×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 375

Rostros Revolucionarios: Agostino Neto, nadie impedirá la lluvia

Agostinho NetoAgostinho Neto

Colección "Rostros Revolucionarios" del Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños - Ilustración: Jorge Cruz

A las cero horas del 11 de noviembre de 1975, en nombre del pueblo angolano y de los miembros del Comité Central del MPLA, proclamó la independencia. (Agostino Neto)

 

Eran las doce en punto de la medianoche, cuando Agostino Neto pronunció aquellas palabras que recogían siglos de resistencia histórica, desde los tiempos de la Reina NZinga. Nzinga, Ngola De Matamba, la reina que desde su trono eterno de gloria aborigen observaba orgullosa a su pueblo.Casi cuatro siglos para que los imperialistas se fueran.

Angola, inmenso país poblado de humanidad, sembrado de oro, de diamantes. Riquezas que atraen al hombre imperialista, avaro. Y luego petróleo. Cuanta maldición para Angola, para África tener oro amarillo, oro cristalino, oro negro. Una cárcel de riquezas escribiría Agostino Neto:

Aquí en la cárcel

Aquí en la cárcel yo repetiría a Hikmet

si pensase en ti Marina

y en aquella casa con un abuelo y un niño

Aquí en la cárcel

yo repetiría a los héroes

si alegremente cantase

las canciones guerreras

con que nuestro pueblo aplasta la esclavitud

Años muy duros pasaron para que el médico guerrillero pronunciara la palabra independencia. Agostino nació en Luanda, en 1922, bajo la ocupación de Portugal. Creció bajo la injusticia, bajo la represión militar portuguesa.

Agostino se informó del movimiento panafricanista, de la llamada descolonización que no llegaba a su Angola prisionera de Portugal. En el propio campo enemigo, en la Lisboa de los cincuenta, aprende la medicina. Con ella llevará sanación y consuelo a los necesitados de su patria. Solo había cuatro médicos en Angola. El imperio prefería mineros esclavizados hasta morir, a médicos que atendieran enfermos, que sueñan con servicios sanitarios, con vacunas, con mosquiteros.

Cuando comprende que había que ir mucho más allá. Y se alza la voz, el coraje para congregar voluntades y acabar con el yugo. Voz ronca y dura, voz dulce, voz que canta. Esas voces no pueden andarse libres por ahí piensa el colonizador.

En junio de 1960, la policía portuguesa intenta acallar la voz de Agostino y sus partidarios. Entran a su casa, lo azotan cual esclavizado, lo arrastran por las calles. Todo frente a su familia para que no quedara duda del mensaje. Sin juicio alguno Agostino es enviado a Cabo Verde, también ocupada por el imperio luso.

Aquí en la cárcel yo repetiría a los santos si les perdonase las crueldades y las mentiras con que nos destruyen la felicidad (AN)

Las jaulas no son para los pájaros silvestres. Las voces libertarias de África, de América, de Asia reclaman el canto libre de Agostino Neto. Lo reclaman en las calles de Luanda para acabar las crueldades, para sepultar las mentiras, para jugar con los niños, para sanar a los enfermos, para marchar con los estudiantes, para construir la libertad.

Lo llevan preso a Lisboa, buscando desviar la atención. Y el ave que no sabe otra cosa que ser libre, escapa del cautiverio. Desde Marruecos (norte de África), Agostino dirige al Movimiento Popular para la Liberación de Angola. De allí se acerca a su Patria, y se refugia en Zambia para coordinar la resistencia y recibir el apoyo mundial. En lugar de amansarlo, sus carceleros lo habían fortalecido.

Desde la Cuba digna de Fidel Castro y el Che Guevara, velaban por el triunfo de la Angola de Agostino. De Guinea Bissau, el heroico Amílcar Cabral prestaba sus manos, su fusil. La Argelia de Ben Bella, acudía decidida, y la vieja Unión Soviética daba una muestra del internacionalismo socialista.

Libertad a un pedazo de tierra africana era sumar a la liberación total de un continente. Años de lucha, años de ilusiones, años de la “Sagrada Esperanza”, como su libro de poemas, publicado en 1974, donde recoge el sentir, el anhelo de su pueblo ancestral. Valiente lucha. Encarnecida guerra. Sangre angolana y sangre cubana unidas por la emancipación. Y Antonio Agostino Neto al frente, sereno, ecuánime, hasta en los momentos más duros, como cuando los soldados del apartheid sudafricano disparaban sobre Luanda en apoyo a los invasores portugueses.

Agostino, solo tenía algo cierto: La seguridad de la victoria. La noche del 11 de noviembre de 1975, cuando Agostino proclamaba la independencia de Angola, bajo la mirada de la Reina Nzinga, quedaba enterrado el imperio portugués en África. Ya la Guinea Bissau y el Cabo Verde de Cabral eran libres, al igual que Cabo Verde y el Mozambique de Samora Machel. Se cumplía la profecía de Agostino en sus años de cárcel

Aquí en la cárcel

la rabia contenida en el pecho

espero pacientemente

el paso de las nubes

por la fuerza de la historia

Nadie impedirá la lluvia (AN).

Así fue: llovió pueblo, llovió libertad, llueve esperanza, llueve revolución. Sigue lloviendo “Nadie impedirá la lluvia”.

Antonio Agostino Neto, padre fundador y primer Presidente de Angola, murió en Moscú, en 1979, a los 57 años de edad.

Agostino en Caracas

En 2007 viaja a Caracas, a propósito del II Festival con los Pueblos de África, Irene Neto, hija de Agostino. Desde entonces se establece una especial relación de cooperación con la Fundación Agostino Neto y Venezuela. Decenas de estudiantes angolanos llegan a las universidades de la tierra de Simón Bolívar, para estudiar la carrera que curso el poeta.

En mayo de 2009, visitamos Luanda, saludamos la monumental escultura de la reina Nzinga. Hay mucho movimiento en la ciudad. Los acuerdos de paz se reflejan en progreso, en campos libres de minas anti personales y en la alegría por la Copa África que próximamente se celebrará en el país.

Somos recibidos por María Eugenia Neto, la viuda de Agostino y por su hija Irene. Le obsequiamos la primea edición de este libro, mostrándole especialmente este texto y el de la Reina Nzinga. Ellas nos correspondieron con abundante material gráfico y audiovisual que nutre ahora varias bibliotecas de Venezuela.

La Fundación realiza una intensa obra social en favor de los angoleños. Irene nos habla con pasión de la vigencia del pensamiento de su padre y de su admiración por el Presidente Chávez.

El 11 de noviembre de 2015, a los 40 años de la Independencia de Angola, la presencia de Agostino Neto llega al centro de Caracas, a través de una hermosa escultura colocada cerca del Teatro Municipal. Una vez más fuimos testigos de un homenaje de Venezuela a los Padres Fundadores de África.


Tomado de Africa Revolucionaria, 3ra. edición. Autor: Prof. Reinaldo Bolívar, Director-Fundador del Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños.
Observatorio de Medios del Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños.

Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela