"Bolivarianismo vs Monroismo" OEA y la desintegración regional

No a la OEANo a la OEA

"Bolivarianismo vs Monroísmo" OEA y la desintegración regional

La salida definitiva y soberana de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA) al activar el mecanismo de denuncia de la Carta hace dos años y cuyo lapso se cumplió este sábado 27 de abril como lo señala el Artículo 143 de la Carta Fundacional de esta institución que reza textualmente: ..“Esta Carta regirá indefinidamente, pero podrá ser denunciada por cualquiera de los Estados miembros, mediante comunicación escrita a la Secretaría General, la cual comunicará en cada caso a los demás las notificaciones de denuncia que reciba. Transcurridos dos años a partir de la fecha en que la Secretaría General reciba una notificación de denuncia, la presente Carta cesará en sus efectos respecto del Estado denunciante, y éste quedará desligado de la Organización después de haber cumplido con las obligaciones emanadas de la presente Carta...”; es la prueba de que el organismo dejó de ser reflejo de los intereses; y según su historial poco lo ha sido, del pueblo de América toda, al contrario, en su evolución ha imperado una visión Monroista, hegemónica y expansionista de Estados Unidos, país que ha pretendido ser el árbitro y supuesto protector de América, luego de liberada de Europa en la Guerra de Independencia comandada por Bolívar. Esta visión monroista ha contrastado dramáticamente con el ideal bolivariano de unidad continental, en la cual todos los países de América, a excepción de los vecinos del norte, como llamaba Bolívar a Estados Unidos en la Carta de Jamaica de 1815, se situarían en posición de respeto mutuo solidaridad e igualdad. La expresión de Bolívar, “Para nosotros la Patria es América”

Comprendía el territorio que va desde México hasta la Patagonia austral, jamás la pensó para Estados Unidos. El retiro soberano de Venezuela de la OEA es la viva expresión de esa pugna por más de 200 años, ya que en su evolución, este organismo de integración, ha jugado a la usanza de los intereses de  la visión mercantilista de Estados Unidos y sus socios. Como ejemplo tenemos el documento donde el presidente de Estados Unidos, John Quincy Adams, en 1826 da instrucciones a los embajadores plenipotenciarios sobre cómo actuar en el Congreso Anfictiónico de Panamá. El documento es denominado: “Instrucciones generales dadas por el Presidente de los Estados Unidos, John Quincy Adams y el Secretario de Estado Henry Clay a los señores Richard C. Anderson y John

Sergeant, nombrados Enviados Extraordinarios y Ministros Plenipotenciarios de los Estados Unidos cerca del Congreso de Panamá. Washington, 8 de mayo de 1826”:.…“El Presidente opina que el referido Congreso se debe considerar como un cuerpo diplomático, y no como un revestido de los poderes de una legislación ordinaria; es decir, que un solo Estado de los que tengan representación, no se debe considerar comprometido por cualquier tratado, convención, pacto o hecho, al cual no suscribe y conviene su representante; y que en los casos de tratados, convenciones y pactos, se debe enviar a las respectivas partes contratantes, para su final ratificación en conformidad a las provisiones de su particular de los participantes. Además que su sede permanente se asentaría en la capital estadounidense. Es bajo este concepto panamericanista que la OEA vería por fin su alumbramiento en su Carta Fundacional ya en 1948 en la IX Convención Americana de Bogotá, Colombia. La historiadora cubana, Francisca López Civeira, en agosto de 2015, escribió un artículo para la página web de la Central de Trabajadores de Cuba, titulado “La visita del Presidente Calvin Coolidge a Cuba, ocasión y propósitos”, en el cual narra la “curiosa” y única visita de un presidente norteamericano, hasta ese momento, en el año de 1928, precisamente, en el acto inaugural de la “VI Conferencia Panamericana” en la capital cubana. La primera conferencia, según el relato de la profesora, la segunda en México, la tercera en Río de Janeiro y la de Buenos Aires de 1910, le darían una regularidad cuatrienal a dichas reuniones, cuyo objetivo principal sería el paulatino dominio y control por parte de los gobiernos estadounidenses como una política de Estado para toda la región.

Dice la profesora textualmente:…“La preparación de la VI Conferencia por la parte cubana fue muy cuidadosa. Siguiendo las indicaciones emanadas de Washington, el gobierno no invitó a ningún representante de entidades o naciones no americanas, por lo que negó al Secretario de la Liga de las Naciones la invitación que solicitó y lo mismo hizo con el encargado de negocios de España en La Habana, lo cual fue informado a la representación estadounidense en la isla oportunamente. También, se desató una fuerte represión contra el movimiento obrero, el estudiantil y el comunista, de manera que no hubiera protestas ni otra forma de disturbio en el marco de ese cónclave. De hecho, la Universidad de La Habana, donde se celebrarían algunas sesiones para lo cual se había construido su bella escalinata, tenía suspendidas las actividades docente. Esta es una prueba más del intervencionismo histórico desarrollado por el monroísmo a favor de los intereses de Estados Unidos y al mismo tiempo en detrimento de los intereses de los pueblos de la región, lo cual ha sido posible gracias a la posición entreguista de los grupos de intereses y gobiernos pro estadounidenses en América Latina.

La pugna entre la versión monroista versus la bolivariana tiene hoy su máxima  expresión en el retiro de Venezuela de la OEA, ya que con la llegada de su actual Secretario General, Luis Almagro, que había sido apoyado por el ex presidente del Uruguay, el Pepe Mujica y de manera unánime por los gobiernos que apoyaban una integración bolivariana en el continente, al contrario de los motivos que lo llevaron allí; comenzó sus conversaciones con los sectores más conservadores de Washington para atacar los gobiernos antiimperialistas de la región. Venezuela y el bolivarianismo, se convertiría entonces en el foco de los ataques. A esto se suma el hecho de la llegada de gobiernos ultra liberales como Macri, en Argentina y Temer en Brasil que apoyarían esta visión monroista.

Ya en época reciente, ante la aparición del autoproclamado Guaidó, figura manejada desde la Secretaría de Estado, en enero de 2019, junto a la directiva del parlamento venezolano en desacato, nombrarían un representante ilegal ante la OEA, y lo que es peor, en documento enviado a Luis Almagro, solicitarían, según su presidencia encargada de aquel momento, que Venezuela se mantenga en el organismo y se deje sin efecto la Carta de Denuncia tramitada por las autoridades legítimas del Estado venezolano hace dos años en nombre del presidente Nicolás Maduro. Este hecho viola la Carta Fundacional de la OEA, que al ser aceptado por Almagro y sus socios, quedaron en evidencia los intereses mercantilistas en los cuales están centrados. El tiempo le daría la razón a la República Bolivariana de Venezuela al haber denunciado la Carta para retirarse de manera definitiva de la Organización de Estados Americanos hace dos años, lapso que se cumplió este sábado 27 de abril, fecha en la cual quedaron sin efectos todos los actos que emanen de la OEA contra Venezuela que ha ejercido su derecho soberano de no participar más en una institución de integración que ha promovido la desintegración e intervencionismo en el continente. Otros podrían seguir este ejemplo o al menos buscar una reestructuración del órgano, más afín con los tiempos actuales de debates de transformaciones profundas y la participación de los pueblos organizados en la política de sus determinados países. 


 Autor: Francisco González 
Observatorio de medios del Centro de Saberes Africanos,Americanos y Caribeños

Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela