fbpx

MÁS COMBUSTIBLE PARA LA CONFLICTIVIDAD MUNDIAL

Más combustible para la conflictividad mundialMás combustible para la conflictividad mundial

La energía es igual a desarrollo, porque es necesaria como base fundamental para la vida doméstica-residencial, industrial, de servicios, entre otros. Debido al alto consumo de Europa y Estados Unidos se requieren como 3 planetas para mantener sus formas de vida. Precisamente en estos países, el consumo de gas se ha incrementado de manera significativa, lo cual ha repercutido en una mayor extracción, exportación e importación de este hidrocarburo; actualmente los proyectos de inversión para la construcción de gasoductos son mayores en relación al desarrollo de planes para elevar la calidad de vida de los países empobrecidos que fueron colonizados por Europa; como América Latina, el Caribe y África. Paralelamente Nigeria, país del África Occidental, se prepara para construir un mega gasoducto transahariano para surtir de gas natural a Europa. 

Hablar de energía hoy implica intereses geopolíticos. El gas natural viene teniendo de manera creciente una importancia trascedente en lo que es el tablero del juego internacional. Cabría preguntarse ¿Una posible guerra mundial podría ser por el agua, como algunos afirman desde hace algunos años? La realidad nos muestra que el conflicto planteado de las potencias es frontal y latente, es por la energía y justamente allí apuntala el gas. 

Europa en este momento, considera al continente africano en orden preponderante en cuanto a acuerdos comerciales, factor no tan principal en la década de 1960 cuando este continente se descolonizaba, el acuerdo de Tomé I, II y III así lo dictamina, donde la visión de Europa neocolonialista estaba planteada en otorgar “ayuda” para el desarrollo de África, a través de apoyo financiero, asistencia técnica y cooperación política, esto cambiaría a partir del 2001 con el acuerdo de Cotonú (Capital de Benín), dando un vuelco a las relaciones ahora manifestándose en: diálogo político, estrategias de desarrollo y cooperación económico comercial. Dicho acuerdo se convierte en un instrumento de influencia de la UE en el continente africano.

Ahora bien, se conoce que las mayores reservas de gas están en unos cuantos países en el mundo, el primero de ellos es Rusia, le sigue Oriente Medio, específicamente Irán como el segundo con las mayores reservas, África tiene el 8% de las reservas mundiales y también en América Latina y el Caribe siendo los principales productores Bolivia, Venezuela y Trinidad y Tobago. A esto se debe sumar las recientes reservas de gas descubiertas en China. El valor geoestratégico que comienza a tener los países con reservas gasística va en aumento, por ende, crece también los intereses por un mercado global de gas. (Pérez, 2018)  

Hoy día se sabe que la geopolítica se maneja con indicadores de guerra fría, un ejemplo de esto se tiene por la postura de Estados Unidos ante Rusia, que se opone a la construcción del proyecto de gasoducto North Strem2, el cual trata de una mega construcción para ampliar el abastecimiento del gas a Alemania y  más países de Europa, ante lo cual Estados Unidos se ha pronunciado amenazando con sanciones a Rusia y Alemania respectivamente. Esto se debe entre otras razones porque este gasoducto llevaría gas especialmente Europa occidental, el cual se surte de gas ruso desde hace décadas. Gazprom, empresa estatal de Rusia, la cual tiene el 17% de las reservas mundiales, suministra el gas a más de 30 países y entre estos se encuentran precisamente los aliados de Estados Unidos de la OTAN, por lo tanto el imperio norteamericano no permitirá semejante dependencia de sus aliados ante su rival histórico, Rusia. 

Irán por su parte, el segundo país con mayores reservas, ha sido sancionada muchas veces, el tema energético y la construcción de gasoductos es un factor, viéndose afectada con fuertes presiones a través de sanciones económicas por parte de EEUU y que hoy siguen en pié, la intención de Trump es menoscabar el poder de Irán tratando de bajar su exportación de petróleo y gas, el gobierno de Irán y su pueblo están acostumbrados a este tipo de acoso, lo vienen viviendo desde el 2015 hasta el presente.

En nuestra América existe una riqueza importante en materia de gas. Bolivia y Venezuela figuran entre los países del mundo con importantes reservas.  El primer país, dio una batalla por la estatización de los hidrocarburos en la década de los 90 del siglo XX, una vez que llega Evo al poder, hizo lo propio como parte de las propuestas del movimiento revolucionario, al estatizar estos recursos, hoy este país, es el mayor exportador de gas de América Latina. Este hidrocarburo es uno de los recursos más importante de Bolivia y su principal industria, y es indudable que la nacionalización le permitió su estabilidad económica y política, logrando su abastecimiento interno y cumplir con una mayor demanda externa, esta situación favorable le permite tener mayor presencia en la geopolítica y de aquellos intereses económicos y financieros que apuestan a este producto que ha ido ganando valor geoestratégico.

Venezuela por su parte, es conocida por las grandes riquezas en materia de hidrocarburos que posee, elementos hoy en el tapete ante la situación de crisis inducida que vive, en la que resulta totalmente claros los intereses de Estados Unidos en controlar estos recursos energéticos. 

Con la llegada de Hugo Chávez al poder y el decreto con fuerza de Ley Orgánica de Hidrocarburos en el 2001, se establece el aprovechamiento integral de estos recursos como parte fundamental del desarrollo de la nación, acciones que le costó un golpe de Estado al presidente en el 2002, pero que logró derrotar  y para 2005 se comienza a llevar a cabo un plan que llamó la Siembra Petrolera. Hoy Venezuela es atacada de múltiples maneras, y uno de esos flancos ha sido su industria petrolera (PDVSA). Sin duda Venezuela ha impulsado proyectos importantes de producción de Gas, como el campo la Perla en el Golfo del país, y con una reserva probada de 202 billones de pies cúbicos (TCF) que la dotan con un futuro promisorio en el campo de las exportaciones gasísticas, que ya está avanzando en acuerdos como los recientemente firmados con Trinidad y Tobago. 

Ahora bien, para Europa la necesidad de diversificar las fuentes de importación de gas es imperiosa, pues están en una fuerte dependencia gasística, como lo expresa Pérez (2018), por lo que requieren, tal y como ordena su lógica geopolítica, buscar otros proveedores, ante esta situación se estableció desde el 2015 una estrategia llamada “Unión de la Energía” que tiene como base la diversificación e interconexión, por lo que la búsqueda de potenciales suministradores es necesaria para surtirse. En este escenario entra en el juego Qatar, quien actualmente es una de los principales exportadores de gas del mundo y planea profundizar aún más en este ámbito aumentando su producción de 77 millones a 110 millones anuales (asianews, 2018). Asimismo países como, Israel, Irán, Iraq son importante productores de gas, y en este punto se considera el papel que viene a jugar África (Nigeria, Argelia, Egipto, Mozambique, Tanzania, Angola y Libia). 

Sobre esta línea entra en la agenda la construcción del llamado Gasoducto Transahariano, que partirá desde el Delta del Níger hacia Europa. Este proyecto es un plan que ya se venía gestando desde principios del siglo XXI, y se puso en marcha en el año 2016 cuando se completa el estudio resultando factible económica y técnicamente. 

En este proyecto Transahariano se encuentra involucrados Nigeria de donde partirá, pasando por Níger, quien se une luego al acuerdo en el año 2009, y llega a Argelia, para conectarse con Europa. Sin duda este mega proyecto es una oportunidad para África, no sólo en su apertura comercial, sino que podría significar la base para el avance de acuerdos intrarregionales en el continente, lo cual sería un estímulo para el desarrollo especialmente de África Subsahariana, queda en manos de los gobiernos africanos darle este alcance, ya que esto conlleva a una apuesta por la creación de infraestructura, empleo y tecnología. Sin embargo, uno de las factores que pone en quiebre la consecución del gasoducto son los conflictos étnicos-religiosos creados por intereses políticos, que a pesar de existir iniciativas conjuntas entre países del continente por acabarlos, sigue siendo una amenaza y de lo cual no descartamos existan intereses foráneos implicados para la desestabilización regional, cumpliendo con la máxima divide y vencerás. De eso también se tiene historias recientes del siglo XX hasta hoy en África y en general de los pueblos que luchan por su desarrollo.    

Referencias Consultadas

Carta del Libertador Simón Bolívar al Coronel Patricio Campbell, fechada en Guayaquil, 5 de agosto de 1829. Recuperado en: http://www.archivodellibertador.gob.ve/escritos/buscador/spip.php?article3309

Colonialismreparations, s/f. (2018, febrero 20). Recuperado en: https://www.colonialismreparation.org/es/indemnizaciones.html?start=1

Pérez, Alfons (2018). La trampa  global del gas.  

De Greiff, P. (2006). Justicia y Reparaciones. Reparaciones para las víctimas de violencia política: estudio de caso y análisis comparado. Bogotá, Colombia.   

Qatar abandona la OPEC y apuesta al gas natural. Recuperado en: 

http://www.asianews.it/noticias-es/Qatar-abandona-la-OPEC-y-apuesta-al-gas-natural-45634.html


 Autora: Roraima Gutiérrez Moreno
Observatorio de medios del Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños 

Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela