fbpx

La mentira como herramienta para legitimar la dictadura en Bolivia

Prensa BasuraPrensa Basura

Autor: Oscar Rotundo 

Bolivia en resistencia

Los multimedios de des-información y las redes sociales, han sido, y son, actores de excepción para la dictadura boliviana; han servido para la concreción y consolidación del Golpe de Estado, y acompañan al “gobierno transitorio” en este trayecto hacia las elecciones, como instrumento de ataque y difamación al Movimiento Al Socialismo (MAS) y a sus referentes. Su accionar favorece la desestabilización de la democracia y manipula a la opinión pública para concretar las oscuras pretensiones del fascismo.

“Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones” Paul Joseph Goebbels *[1]

Comenzamos septiembre, y a 46 días de la realización de las elecciones en Bolivia, el Washington post*[2], publicó una noticia que aporta elementos para la comprensión del papel que juegan los medios de des-información y las redes sociales utilizadas como herramienta con propósitos conspirativos a favor de la dictadura de Añez. 

El tema de las “Noticias falsas”, o la publicidad engañosa, ha tomado fuerza en los últimos años, a tal punto, que dejaron de ser un “chisme”, *[3] para convertirse en una industria, que fabrica una “realidad virtual” que pretende manipular e influir en las opiniones y decisiones que puedan tomar las personas desprevenidas.

Por tal motivo, La Federación Internacional de Periodistas*[4], organización que representa a 600.000 comunicadores y comunicadoras en todo el mundo, ha elaborado un folleto con el fin de esclarecer el fenómeno de “las Fake News”, para que la comunidad pueda identificarlas y evitar su reproducción. 

Con el surgimiento de la “Redes Sociales”, la difusión de noticias falsas, se ha vuelto mucho más sencilla; el intercambio de mensajes en red, hace que los usuarios, además de consumidores, también sean propaladores de información que muchas veces es falsa.

En “La microfísica de la Posverdad”, ensayo publicado en Digitalisimo.com, el profesor Hugo Pardo Kulinski *[5], señala que, “la comunicación política sabe desde siempre que, entre racionalidad y emoción, predomina la emoción, y que la manipulación, las medias verdades o directamente las mentiras estratégicas hacen su juego para construir una base electoral o, peor aún, consolidar una idea política”

Las plataformas como Facebook, Twitter, Instagram, etc, “utilizan un algoritmo que distribuye el contenido más relevante para cada usuario, logrando que la información que se le muestra a cada uno esté condicionada y filtrada. Pero también hay algo a tener en cuenta y es que el flujo informativo en las redes sociales se actualiza constantemente no sólo por relevancia para el usuario sino también de acuerdo al alcance e interacciones que tiene el posteo, validando una noticia sólo por su nivel de difusión. Por otro lado, los distintos intereses políticos, partidarios, o simplemente una confusión se vuelven motivos para que de una manera más frecuente se viralice un contenido engañoso.

Donald Trump es el ejemplo más claro. Su porcentaje de mentiras o promesas falsas dichas en su campaña electoral es muy alto. Según la web Politifact, el 70% de las declaraciones electorales de Trump eran falsas o grandes mentiras.” *[6]

La información difundida por Washington post, denunciaba; “Facebook detecta una red de desinformación a favor del gobierno golpista de Bolivia y contra los gobiernos de Venezuela y México ligada a CLS Strategies, que gastó 3,6M$, vinculada con Atlantic Council (Aznar), OEA, USAID (organismo público de los EEUU) y Atlas Network”.

La empresa de Mark Zuckerberg, “detectó y removió de su plataforma y de Instagram una red de cuentas que recurrían a conductas de desinformación cuyo fin era favorecer, entre otros, al Gobierno interino de Bolivia, con una inversión millonaria” … “Se trata de 55 cuentas de Facebook, 42 páginas y 36 cuentas de Instagram, operadas desde Estados Unidos, que violaron la política de Facebook contra la injerencia extranjera y de comportamiento inauténtico coordinado” … “esta red de desinformación tiene lazos con CLS Strategies, una firma de comunicación estratégica basada en Estados Unidos” … “en Facebook cerca de 509.000 cuentas seguían una o más de estas Páginas investigadas, mientras que cerca de 43.000 personas seguían una o más de las cuentas de Instagram”

Por esta denuncia que involucra al gobierno, y de la cual el mismo gobierno se hace cargo, pero sin admitir los hechos, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque, informó a la prensa, que la Asamblea Plurinacional, iniciará acciones de fiscalización al Ejecutivo para conocer los pormenores del caso de la red de desinformación, detectada por Facebook, y que operaba desde Estados Unidos para apoyar al Gobierno de facto. *[7]

Como podremos apreciar a continuación, la investigación de la firma Facebook, respalda una denuncia, que el periodista Carlos del Castillo, el 21 de noviembre, publicara en el medio de comunicación digital “elDiario.es” *[8], en la que se hacía referencia a una campaña en la cual se coordinaban cuentas de Twitter que tenían como objetivo desprestigiar al presidente depuesto Evo Morales y “lavar la imagen” de la dictadura de Añez.

En la denuncia se detalla, entre otras cosas, “La salida de Evo Morales de Bolivia tras el golpe de Estado coincide con la creación de decenas de miles de cuentas de Twitter para influir en la opinión pública internacional” … “Las nuevas cuentas se dedican a engrosar las cifras de seguidores de los líderes opositores e impulsar críticas contra Morales, bulos y desinformación” … “Uno de los comentarios más difundidos acusa a Morales de narcotraficante y usa como fuente un documental del español David Beriain: "Es falso, el documental no dice eso", explica el propio periodista”

O sea, estamos en presencia de una campaña deliberada que responde a un plan previamente organizado y que contó con la participación de organismos extranjeros y actores nacionales, para derrocar al gobierno constitucional de Evo Morales.

Una vez cumplido el objetivo, la estrategia de los multimedios de des-información, se centró en la tarea de difamar al gobierno depuesto; se podría decir, “cambiando la carga de la prueba” o sea, culpando, a la ahora oposición, de las cosas que ellos mismos hacían. Baste como ejemplo la maniobra realizada por la dictadura, para culpar al gobierno saliente, de corrupción en la adquisición de insumos para tratar la crisis sanitaria del Covid-19, que ellos habían comprado con sobreprecios.

Otro de los participantes decisivos del Golpe de Estado, fue la Organización de Estados Americanos (OEA), que el 10 de noviembre de 2019, en un informe preliminar, planteaba “ver indicios de fraude electoral y recomienda una nueva convocatoria de elecciones”. Estas manifestaciones, precipitaron las acciones que cobrarían la vida de decenas de personas y la ruptura del hilo constitucional.

Según detalla, el trabajo difundido por el Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR)*[9]de Estados Unidos, fundado por los economistas Dean Baker y Mark Weisbrot y en cuya Junta Consultiva participan los premios Nobel de Economía, Robert Solow y Joseph Stiglitz, fue Luis Almagro, quien manifestó en la sesión extraordinaria de la OEA que “en Bolivia hubo un golpe de Estado el 20 de octubre cuando Evo Morales cometió fraude electoral”.

Ante este pronunciamiento, el Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR) dio a conocer un trabajo titulado ¿Qué sucedió en el recuento de votos de las elecciones de Bolivia de 2019? En el cual se demuestra que, la mayor parte de los señalamientos de la OEA se hicieron sobre el escrutinio provisorio y no sobre el oficial, que se inició poco después y no se interrumpió en ningún momento.

Toda la argumentación de la OEA “se basó en la interrupción por casi 24 horas del escrutinio provisorio (llamado Transmisión de los Resultados Electorales Preliminares, TREP) cuando ya estaban cargadas el 83,85% de las actas. El sistema electoral boliviano prevé que será declarado ganador el candidato que supere el 50% de los votos o el que, con más del 40%, aventaje por 10 puntos a su inmediato competidor. Cuando el conteo rápido fue interrumpido, Evo Morales había pasado el 45,7% del total y le llevaba 7,87% a Carlos Mesa, Cuando se retomó el conteo rápido y se llegó al 95,63% de las actas, el resultado fue del 46,86% para el presidente y el 36,32% para el opositor, con más de 10 puntos de diferencia. Finalmente, en el escrutinio oficial, el oficialismo llegó al 47,08%, un 10,5% por encima de Mesa.”

Según manifestó Guillaume Long, uno de los investigadores del (CEPR) “Al final, el conteo oficial, que es legalmente vinculante y completamente transparente, coincidió estrechamente con los resultados del conteo rápido”, así y todo, los técnicos del (CEPR) “realizaron más de 500 simulaciones en base a los resultados informados con el 83,85% de las actas, cuando se interrumpió el conteo rápido, y concluyeron que el triunfo de Evo Morales por más de 10 puntos no sólo era posible sino altamente probable”.

La dictadura y sus socios, saben, que, con sus aciertos y sus errores, la gestión del presidente Evo Morales durante estos años, ha calado hondo en el sentir popular, más allá, de lo que puedan argumentar algunos sectores de la clase media, que fácilmente olvidan como llegaron a un nivel superior de vida con ese gobierno.

La derecha, no comprende que, recurrir a la manipulación mediática de la opinión pública, les va a jugar en contra en el mediano plazo, porque también son víctimas de esas mentiras y como lo concibiera Goebbels “Miente, miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá.”, ellos mismos se transformarán en mitómanos, y la realidad los pasará por encima.

En las próximas elecciones del 18 de octubre, el pueblo boliviano va a irrumpir en el escenario político con su voto, derrotando toda la infamia que se pretendió construir con mentiras, pero para que ello ocurra deberá ser consiente y disciplinado y no dejar nada al azar, deberá pelear cada voto, cuidar el traslado de las urnas y estar presente hasta que el acto electoral concluya en cada rincón del país.

Deberá visibilizar cada momento y cada situación con su testimonio, aportando con sus imágenes la labor de los medios alternativos, para impedir que en las sombras la reacción se fortalezca y sacar a la luz la realidad contundente que ninguna mentira podrá ocultar. 


Fuente: barometrolatinoamericano
Publicado por AiSUR
Premio Nacional de Periodismo Anibal Nazoa 2020

Centro de saberes Africanos, Americanos y caribeños

Sede Académica 

Edificio Gradillas, piso 2, Esquina de Gradillas, Plaza Bolivar  
(a 150 mts. del Metro Capitolio), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital.

(+58 212) 863.46.12

Sede Rectoría

Torre de la Economía Comunal Manuelita Sáenz, piso 2, área de oficinas, Boulevard de Sabana Grande
(a 150 mts. del Metro Chacaito), Municipio Bolivariano Libertador del Distrito Capital

(+58 212) 953.83.43 - 952.72.29

Contáctanos

contacto@saberesafricanos.net
saberesafricanosweb@gmail.com

Nuestras redes

© 2016 Derechos reservados, Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños. Caracas - Venezuela